Mirando este vídeo que anda circulando en redes sociales, sobre la diferencia entre educar y violentar a un hijo.

El video trata de un niño chico de unos 10 años que llama a la policía denunciando ser víctima de los golpes propinados por su madre.

El policía de una manera muy astuta se aparta con el niño y le pregunta:

-¿porqué te pegó tu mamá ? El niño responde: – porque tuve problemas en la escuela .

El policía toma el elemento de prueba (el cinturón ) se lo entrega a la madre y diciendo al niño:

-La próxima vez que me llames en contra de tu madre voy a venir yo a pegarte.

 justificando así los golpes con un cinturón a un hijo, justificando así la educación por miedo y no por respeto.

Como educar a un hijo con firmeza y sin golpes

Y yo me pregunto realmente ¿hay que pegarle a un niño para que haga lo que tiene que hacer?

¿Hay que golpearlo para que haga bien las cosas que le pedimos?

¿Realmente pensamos que así estamos enseñando bien lo que queremos enseñar?

Si enseñamos a golpear van a aprender a golpear y a resolver todo a los golpes.

En este caso razonamos como animales salvajes. Nos domina nuestro cerebro primitivo.

No sería mejor ¿aprender a controlar nuestra ira? y usar otros métodos de enseñanza.

Por supuesto que esto nos llevaría un esfuerzo tremendo, porque nos comprometemos a ser firmes de carácter.

¿Cómo te sientes después de pegarle a tus hijos? ¿Sientes satisfacción de haber hecho lo que tenías que hacer, sientes que hiciste bien?

No creo que te sientas bien de ninguna manera. Estoy muy segura que eso no te hace feliz y entonces yo me pregunto

¿Vale la pena hacer cosas que no nos hacen felices? y mi respuesta es un definitivo NO.

Qué Podemos Hacer:

Aprender a decir que “no” y luego podemos:

Por ejemplo: Quitarle algo que ellos quieren por un tiempo. Un juego de pc, el celular, la tablet, la pc.

No dejarlo salir a jugar como hace normalmente; cada casa es distinta así que algo se les va a ocurrir.

La idea que quiero transmitir es: “Ser firmes” en lo que decidamos hacer y mantenernos en nuestra postura y no olvidar lo que les dijimos.

Siempre aparecerán imprevistos como un cumpleaños y bueno que no vayan, cual es el problema están cumpliendo una penitencia y no hace falta que los demás se enteren, ni dar explicaciones.

Y la penitencia no tiene que suspenderse, cumpleaños tendrán muchos más durante el año y el año que viene seguro lo invitarán otra vez.

La disciplina es fundamental así como se levanta para ir a la escuela y no llegar tarde.

O como para una actividad extra escolar se es disciplinado y se asiste regularmente cumpliendo horarios.

Como para estudiar no va con los amigos, también podemos ser disciplinados en lo que decimos.

Podemos también disciplinar con nuestras palabras firmes. Claro que esto conlleva un compromiso de nuestra parte de “hacernos cargo.”

Educación o Violencia

Ya sé, es difícil, muy difícil, nos llevará tiempo aprender, pero siempre estamos aprendiendo cosas, además piensa que son tus hijos y los amas.

Y quieres lo mejor para ellos, no quieres que sean violentos ni que peleen en la escuela o en la calle, entonces empecemos por nosotros.

Enseñamos a resolver las situaciones con respeto imponiéndonos como autoridad que somos no a los gritos y a los golpes.

Pedir ayuda a un profesional, es buena idea. Aprendamos a controlar nuestra ira.

Después de todo son nuestros hijos ¿qué gravedad puede tener lo que hacen?

Romper algo que te costó caro, una mala nota en la escuela, un mal comportamiento en la escuela, todo es un reflejo de lo que pasa en nuestros hogares.

La ira es contagiosa y se multiplica en uno mismo.

Hoy te hace enojar y le pegas porque se porta mal, pero en un par de días rompe algo por no tener cuidado y otra vez le queres pegar.

Lo único que aprende es que las consecuencias son físicas y violentas. Aprenderá a ser un padre violento también.

Yo no voy a nombrar daño psicológico porque no soy un profesional de la psicología, solo soy una madre y fuí una hija, hablo desde ese lugar.

Ser un padre o una madre golpeador no es lindo, uno no es feliz así y la pequeña agresión se va convirtiendo en violencia.

Y así uno va acumulando ira hasta que no podes parar más.

Porque seamos sinceros los niños empiezan con algo y después vienen dos o tres temas más por resolver uno tras otro.

Yo escucho a muchas personas que hoy dicen gracias a mi mamá que supo darme un chirlo a tiempo yo soy una persona derecha, yo hoy, soy lo que soy.

Y quizá, pero seguro que no estabas recibiendo cintarazos cada vez que no hacías lo que te pedía.

“Ser un niño golpeado, es muy triste y cuando uno es grande y es padre o madre revertir situaciones de ira es muy difícil.”

Porque es lo que aprendimos desde niños y queremos resolver de la misma manera que lo hicieron con nosotros y no siempre resulta bien.

Los Niños de Hoy

Los tiempos cambiaron y mucho ya no podemos seguir viejos modelos, las familias cambiaron.

Nuestros hijos ya tienen demasiado con esta sociedad amoral, además, las familias son disfuncionales, están demasiado tristes porque papá no les da la atención que ellos pretenden.

Y mamá que seguro también trabaja y está poco en casa y las nuevas parejas de papá y mamá los ponen celosos.

Sí, los hijos tienen celos de los novios y novias de mamá y papá por lo que hay que tener mucho cuidado.

No quieren  vernos solos, no. Pero sí, quieren relaciones sanas para nosotros.

Los niños del siglo XXI no son la misma clase de niños que fuimos en el siglo XX creo que nosotros podíamos ser más felices.

Los niños de hoy tienen que lidear con madres que se pelean con sus parejas y después los vuelven a recibir en casa compartiendo con toda la familia como si nada hubiera pasado.

No se porque los adultos pretendemos que los niños no saben y no escuchan.

No subestimes  a tus hijos, por favor los niños sabemos que algo pasa, pero no sabemos que hacer.

Ser un hijo golpeado te llevará a ser un padre golpeador y salir de eso es muy difícil porque tenes que, primero darte cuenta que estuvo mal ser golpeado y eso te aseguro que es muy difícil aceptarlo.

Pedir ayuda a un profesional antes que la situación se nos vaya de las manos, es lo mejor que podemos hacer.

No repetir errores y aprender algo nuevo que nos  ayude a ser felices y a hacer felices a nuestros hijos.

 

5 Thoughts to “Como Educar a un Hijo sin Recurrir a la Disciplina de los Golpes”

¿Qué te pareció este post? Déjame un comentario