@Cyberlimbo                28-09-2016

Queridos piratas de la web. En el post de hoy les quiero contar una historia. Auriculares on.

Presionen play en el link. Espero me lean mientras escuchan Creep.

Me representa bastante lo que canta Thom Yorke en esta obra literaria depresiva.

“Soy un gil, ¿qué m##### hago acá?” Bueno algo así es la traducción, ya seguirán la letra ustedes.

Hoy la vi.

Tuve un comienzo agitado en casa discutiendo con todos: mi viejo, mi vieja, mi hermana y mi perro, aunque jugando, me mordió la mano.

Y yo que repetía una y mil veces que los animales son los mejores amigos que podés encontrar. El bondi se me pasó.

El siguiente descubro que no tengo credencial y con saldo menos diecinueve en la SUBE.

Tuve que abrir el billete de cincuenta, bajón por la reducción de mi presupuesto para el finde.

Llegué tarde a clases… Y encima acaban de explicar el tema que menos entiendo. Genial.

Cuando termina la clase y salgo a comprar algo con el vuelto de los cincuenta sopes que ya terminarían su vida útil en minutos, la vi llegando con su típica remera de Pink Floyd, ¡cómo me caben los setenta!

Como verán, pintó lo vintage.

Algo que tenemos en común, siempre que la veo encuentro algo más que compartimos, aunque todavía no reúno el coraje para hablarle.

Es eso, los solos de Gilmour nos identifican.

Bueno, tampoco es que les voy a decir qué provoca en la gente, no generalicemos, vayan y escuchen que para eso tienen hasta delivery y usurpación de wi-fi a vecinos.

La sigo con la mirada, siempre pienso cuál sería la mejor forma de presentarme.

Tal vez chocando con ella, o tal vez preguntándole dónde compró su remera, ¡como si fuera tan difícil googlear y ofertar online!

Pero es así, no lo nieguen, ustedes también retoman temas ultra charlados cuando no saben de qué hablar.

Después de tantas porquerías, el sólo verla, fue la única alegría que tuve hoy.

Vuelvo a la clase siguiente y entonces ¡válgame destino!, está en la puerta de mi curso hablando con mi profesor.

Resulta que estudiamos lo mismo y está por presentarla para ser ayudante de cátedra.

¡Oh por Dios!, este día no puede ir mejor.

Luego de presentarla vamos a hacer práctica así que lo más seguro es que nos ayude a todos.

Empiezo a ponerme nervioso y se acerca al ver que no logro hacer nada.

¡Qué genial!, tanto que pensé en hablarle, termina acercándose ella sola. ¡Qué día más feliz!

Luego de terminada la clase al salir de la facu, nos cruzamos, se acuerda de mí y me da conversación. Tartamudeo un “gracias por ayudarme” y ella sonríe.

Es viernes, así que voy a ver a mis amigos. Cuando llega la noche voy a casa de Mateo, siempre nos juntamos en su terraza.

Jugamos al truco, hablamos de nuestro día y tomamos fernecito. Hoy se me fue la mano, estaba tan animado hablando de ella que tomé varios vasos de más de los que acostumbro.

Fue entonces cuando recuerdo el tema en el que ella me ayudó. Voy al borde de la terraza y miro el cielo, busco a alfa Centauri, la estrella del sur, las veinte Marías, etc.

Y yo que sólo quería experimentar tiro parabólico… Deduzco que fue caída libre. No siento nada. ¿Seré antimateria?
Saludos estimados entes de cyberlimbo.

@Cyberlimbo                   30-09-2016

Apreciados ciberlectores. Continúo para todos los que

@Cyberlimbo Cuento
@Cyberlimbo

 me escribieron, gracias.
Es entonces cuando la veo leyendo mi blog.

No está muy alegre, y puedo notar que intenta borrar el historial y todas sus búsquedas la llevaban hacia mi espacio virtual.

De repente la escucho susurrar: “… debí hablarle antes…” “…Siempre me imaginé una forma de presentarme, aunque ya sabía que su nombre era Thiago y que estudiábamos lo mismo, aunque yo en cursos más avanzados.

Debí hablarle porque me gustó desde la primera vez que lo vi”.
Fue entonces cuando mi corazón dio un vuelco.

Nunca tuve el valor de acercarme y ahora es demasiado tarde… Tendré que conformarme con estar cerca pero que no lo sepa.

Ojalá pudiera decirle algo…

Y ahora acá a su lado. Soy partícula virtual, estoy, pero no estoy… Dicen que acelero, sin embargo, no existo.

Autor: A.Belzunce

One thought to “@Cyberlimbo Cuento ganador del 1er. Concurso Literario de Cuento Corto UNSJ – FFHyA Argentina”

¿Qué te pareció este post? Déjame un comentario