Para acompañar adultos mayores lo primero que tiene que saber, es que para este trabajo necesita desarrollar mucha empatía.

Y tener una gran vocación de servicio, porque eso es lo que la va a ayudar a ganar clientes y a sentirse bien con usted mismo, ayudando a los demás.

El acompañante de la salud tiene que ser una persona paciente y firmemente dulce.

Para poder manejar cualquier situación que se pueda presentar, como por ejemplo, que algún paciente no se deje cambiar o bañar, etc.

Para tener éxito en este trabajo y tener siempre clientes-pacientes deberá usted seguir algunos pasos:

Pasos a seguir:

1) Haga unos folletos que digan cuales son los servicios que usted va a brindar como acompañante de la salud.

Por ejemplo: 24 hs de servicio, en domicilio o en hospital, etc.

También que estén sus teléfonos con números que se vean claros.

2) Repártelos en los hospitales y clínicas de su ciudad.

Hágalo todos los días o día por medio, hasta que los clientes comiencen a llamar.

3) Tenga tarifas, fijas por horas, por día, por semana y por mes también, para cuando las personas empiecen a llamar ya sabrá usted que decir.

¿Cómo tratar a un paciente dependiente?

Procurar que las personas siempre estén cómodas y permanezcan con el pañal seco.

Las personas necesitan hacer las cosas que pueden solas, no hay que fomentar la dependencia, hay que ayudarlos para que las personas mayores, tengan una vida digna.

Y dejarlos hacer lo que puedan solos, pidiendo colaboración, mantener la comunicación explicando siempre lo que vamos a hacer con ellos.

Es muy importante saber como tratar a una persona de la tercera edad y algunas técnicas antes de enfrentarse a una persona que está la mayor parte del tiempo o de forma permanente, en cama.

Una de ellas es que la buena hidratación del adulto mayor es muy importante, ya que tienden a deshidratarse muy rápido.

Hay que darles mucha agua o líquidos, como pueden ser jugos naturales de frutas, leche, etc.

El acompañante de la salud de forma constante cada media hora y sin preguntarles si quieren tomar agua, solo el acompañante debe acercarle el vaso y pedirle de forma amable y con una sonrisa, que tome un trago de agua.

Una buena manera de medir cuanta agua bebe una persona es contar cuantos vasos bebe por la mañana y cuantos por la tarde.

En total debe tomar 8 vasos diarios, pero se puede empezar por menos y después ir aumentando la cantidad que tolere día a día.

De esa manera usted se asegura de que el paciente toma líquido, no hay que ofrecerles porque simplemente le va a contestar que, no y si pide él o ella solo, mucho mejor.

La higiene del paciente dependiente:

Lo primero es:

  • Tener todas las cosas que vamos a usar cerca nuestro y a mano, para no dejar al paciente solo en ningún momento, mientras realizamos el aseo.
  • Fijarnos que la temperatura del cuarto es adecuada y que hay intimidad para el paciente.
  • Colocamos en nuestras manos guantes descartables.
  • Con mucho respeto sin sacar el pañal y tapando las partes intimas del paciente, con algo, comenzar con el aseo.
  • Que se realizará desde las partes más limpias a las más sucias.

    Comenzamos con:

  • La cara limpiando con una toalla suave y bien limpia, el agua también limpia.
  • Limpiar las orejas, los ojos siempre desde dentro hacia afuera.
  • La Limpieza de La boca también se hace, tomando una gaza se la moja con líquido fisiológico y se introduce en la boca el paciente.
  • Pasando la gasa entre las encías luego el paladar y los costados de la boca, con suavidad, para no provocarle nauseas.
  • Las uñas hay que mantenerlas cortas, es preferible limar las uñas antes de cortarlas, así que hay que limarlas con cierta regularidad, para mantenerlas cortas.
  • En el caso de que sea hombre hay que mantenerlo bien afeitado.
  • Si es mujer es bueno mantener sus cejas  depiladas, para favorecer su autoestima, luego peinar el cabello de forma habitual.
  • Las manos: con una esponja húmeda con agua tibia y ayudándonos con un jabón de PH neutro o jabón blanco puede ser mejor.

No hay que usar jabones comunes, ni perfumados, ni que contengan alcohol.

  • A medida que vamos lavando otra persona puede ayudarnos secando del otro lado.
  • Nos fijamos bien en limpiar todas las zonas del cuerpo.
  • Luego secar entre medio de los dedos tanto de las manos como de los pies, así evitamos la formación de hongos.
  • Prestando mucha atención y observando en que condiciones está la piel de las extremidades.

    Ahora si continuamos con las partes sucias

  • Doblamos una de las piernas desde la rodilla, para dar vuelta al paciente y ponerlo de costado (giro de 90°)
  • Entonces limpiamos la espalda y la parte trasera de las piernas.
  • Secamos suavemente sin fricción solo con suaves toques, porque tienen la piel delicada.
  • Prestar atención a los talones de los pies, por si se ha producido alguna úlceras o escaras.
  • Procederemos a sacar el pañal con mucho cuidado de no ensuciar la ropa de cama.
  • Y colocamos una chata debajo de los glúteos y al paciente boca arriba.
  • Siempre comunicándonos con la persona, explicando que es lo estamos haciendo, para que no sientan pudor.
  • Lavamos la zona genital por arrastre mojando la zona, luego pasando la esponja arrastrando la suciedad y secamos bien, retirar la chata.  
  • En el caso de no tener una chata, limpiamos con el pañal puesto.
  • Colocamos de costado al paciente; siempre doblando la rodilla, con una mano en la espalda y otra en la pierna doblada.
  • Colocar al paciente de costado, se hace así porque es mas fácil y limpiamos los glúteos, secamos y colocamos una crema protectora y preventiva.
  • En este momento procederemos a retirar las sábanas de abajo ajustable y a colocar otra sábana limpia, siempre el paciente de costado.
  • Entre metemos las sábanas sucias bajo el cuerpo y las limpias también.
  • Ahora sí, nos preparamos para colocar el pañal y una crema especial anti-escaras.
  • Recuerda que hay que tener todo a mano.
  • Nunca dejar el paciente solo, nunca alejarnos de la persona para evitar accidentes.
  • Después de colocar al paciente boca arriba sobre el pañal limpio abrochamos un costado del pañal.
  • Volvemos a colocar del otro costado al paciente.

    Vamos finalizando nuestra tarea:

  • Terminamos ya de retirar la sábana sucia estiramos la limpia sobre el otro costado de la cama.
  • Colocamos boca arriba la paciente y terminamos de prender el pañal ajustado para que no se produzcan filtraciones de orina.
  • Colocamos crema humectante en nuestras manos y la distribuimos en la piel del paciente en todo el cuerpo.
  • Luego colocamos el pijama o camisón en el caso que sea una mujer y terminar de hacer la cama.

Con esto ya puedes empezar tu negocio de acompañante de la salud y cuidado de adultos mayores, pero es mucho mejor si te certificas con un curso.

Hasta la próxima entrega  ¿Cómo ser un acompañante terapéutico de adultos?

SER UN ACOMPAÑANTE DE LA SALUD 10 TIPS COMO TRATAR A UNA PERSONA DE LA TERCERA EDAD

 

One thought to “Como Ser Un Acompañante de la Salud de Adultos Mayores”

¿Qué te pareció este post? Déjame un comentario